Breve Reseña del Tarot
:: ver cartas del tarot

El Tarot pierde su origen en el comienzo de los tiempos. Algunos dicen que nació en oriente, Egipto; otros en Caldea; otros en la India o también en la milenaria China. Se cuenta que los profetas hebreos decían a su pueblo que ellos tenían la facultad de comunicarse con Dios directamente y que Dios había inventado un instrumento para que el común de las personas, sin condiciones de profeta, supiera de sus designios: el Tarot.
La palabra Tarot, si la damos vuelta, cosa muy frecuente en la Kabaláh hebrea, dice Torat, vocablo que se asemeja a Torah, uno de los comentarios importantes hebreos acerca de la palabra de Dios. La Torah fue estrictamente prohibida en los años oscuros de la Iglesia católica, así como todo texto que podría tratar de cosas ocultas no de acuerdo con la doctrina de la Iglesia de aquél entonces, y quizás también de ahora.
Para entender un poco la actitud del clero, habría que entrar en lo más íntimo de su pensamiento acerca de las doctrinas esotéricas; doctrinas que en su momento aceptó y de las cuales algunas las mantiene hasta ahora. Producto del avance, sobre todo en la edad media y el renacimiento de lo científico y de demostración de laboratorio de las teorías que empezaron a demostrarse, la iglesia para no quedar fuera de foco debido a los nuevos descubrimientos, como el del nuevo mundo y la redondez de la tierra, empezó a desechar todo lo que calificó de superchería, para no quedar obsoleta al tenor de los avances “tecnológicos” de la época. (Ver literatura del sacerdote católico Andrés Serrano de 1600 aprox. Y su tratado de ángeles y cambios del esoterismo en la Iglesia Católica.)
Naturalmente que desde antes, los hombres de la curia echaron mano a alterar la Biblia y censurar las cosas que pudieran no otorgar castigo divino a las acciones de los humanos, o que dieran una nueva oportunidad, como la reencarnación. Demás está decir que esto también censuró e hizo proscrito al Tarot y otras artes adivinatorias, siendo que los profetas y adivinos, como Daniel, usaron de estas artes, como la adivinación a través de los sueños, como en el caso del rey de Babilonia Nabucodonosor, y como muchos más , innumerables casos.
En el 1700 aproximadamente, comienzan a aparecer más barajas de adivinación, siendo la de Marsella la más conocida. En ese tiempo, e incluso, antes, ocultamente se entregaban mensajes esotéricos, lejos del conocimiento de la iglesia y de la Inquisición.
No es sino hasta los comienzos del siglo 18, que hay más libertad para la ejecución de las artes adivinatorias, hasta nuestros días, en que su probada acertividad es usada por grandes dignatarios de todo el mundo para prevenir y orientar posibles decisiones, así como del público en general.

Innumerables barajas han surgido desde el comienzo hasta nuestros días: Marsella, Egipcio, Cabalístico, de Saint Germain, Cósmico o las cartas el alma, Rider Waite, de Toth de Aleister Crowley, de los Gnomos, Black, Mítico, y un largo etc. Barajas para todos lo gustos.