La leyenda del horóscopo

… en aquella mañana Dios se presentó ante sus 12 hijos y en cada uno plantó una semilla de vida humana. Uno por uno, cada niño dio un paso al frente para recibir el don y la tarea que le correspondía.

 
Fecha de Nacimiento:
día mes año
         
Ver Afinidad:
con
   
   
...para ti Aries, tendrás el honor de plantar la primera semilla, por cada una que plantes se multiplicará por millón en tus manos. No tendrás tiempo de ver crecer toda la siembra. Tú serás el primero en abrir la mente humana llevando mi idea. Tu labor no es alimentar ni cuidar esa idea, menos cuestionarla. Tu vida y acción consiste en crear conciencia en los hombres de la creación.
Por esta labor yo te concedo la virtud del respeto por sí mismo.
Tauro, a ti te doy el poder de transformar la semilla en sustancia. Gran tarea y requiere de paciencia, tienes que terminar todo lo que comenzó, para que las semillas no las desperdicie el viento. No debes cuestionar, no debes cambiar de idea en medio del camino y no dependas de otros para la ejecución de la labor que te encomiendo. Yo te concedo el don de la fuerza, úsala sabiamente.
Géminis, a ti te doy las preguntas sin respuesta, para que puedas llevar a todos un entendimiento de aquello que el hombre ve a su alrededor. Tú nunca sabrás por qué los hombres hablan o escuchan, más en tu búsqueda por la respuesta encontrarás el don que reserve para ti…el conocimiento.
Cáncer, para ti atribuyo la tarea de enseñar a los hombres la emoción. Mi idea es que provoques en ellos risas y lágrimas, de modo que todo lo que ellos vean y sientan lo expresen plenamente desde su interior. Para eso yo, te doy el don de la familia, para que su plenitud me multiplique.
Leo, te atribuyo la tarea de exhibir al mundo mi creación en todo su esplendor. Pero tienes que tener cuidado con el orgullo y siempre recordar que es mi creación no la tuya. Si lo olvidas serás despreciado por los hombres…hay mucha alegría en tu trabajo, basta hacerlo bien. Para eso te concedo el don de la honra.
Virgo, te pido que emprendas un examen de todo lo que los hombres hicieren con mi creación. Tendrás que buscar atentamente los caminos que recorran y recordar sus errores, de modo que a través de ti, mi creación pueda ser perfeccionada. Para que así lo hagas yo te concedo el don de la pureza.
Libra, te doy la misión de servir para que los hombres estén concientes de sus deberes con respecto a los otros, para que él pueda aprender la cooperación, así como la habilidad de reflexionar acerca del otro, de sus acciones. Te he de llevar donde quiera que encuentre discordia y por tus esfuerzos te concederé el don del amor.
Escorpión, te daré una tarea muy difícil, tendrás la labor de conocer la mente de los hombres, pero no te daré permiso para hablar lo que aprendas…muchas veces te sentirás herido por todo lo que veas a tu alrededor, el dolor te lanzará contra mi, olvidando que no soy yo, pero la perversión de mi idea es la que te hará sufrir. Verás al hombre como un animal y lucharás tanto con los instintos en ti mismo que perderás tu camino, pero cuando reacciones tendrás para ti el don supremo de la fidelidad.
Sagitario, te pido que hagas a los hombres reír, pues en la distorsión de mis ideas se tornan amargos. A través de la risa darás a los hombres una esperanza, y por ella volverán sus ojos nuevamente hacia mí. Llegarás a tener muchas vidas, aunque sólo por un momento, y en cada vida alcanzarás y conocerás la aflicción. Te daré el don de la infinita abundancia para que te puedas expandir lo bastante hasta llegar a cada rincón donde encuentres oscuridad y llevar ahí la luz.
Capricornio, quiero el sudor de tu frente para que puedas enseñar a los hombres el trabajo. No es fácil tu tarea, pues sentirás todo la labor sobre tus hombros. Por el yugo de tu carga te concedo el don de la responsabilidad.
Acuario, doy el concepto de futuro, para que a través de ti el hombre pueda ver otras posibilidades. Tendrás el dolor de la soledad, pues no te permito personalizar mi amor. Para que puedas volver las miradas humanas en dirección a nuevas posibilidades, te concedo el don de la libertad, de modo que libre, puedas continuar sirviendo a la humanidad donde quiera que estés.

Piscis, te doy la más difícil de las tareas, te pido que reúnas todas las tristezas de los hombres y las traigas de vuelta para mí. Tus lágrimas serán en el fondo mis lágrimas. Las tristezas y el padecimiento que tendrás que absorber, son la consecuencia de las distorsiones impuestas por el hombre sobre mi idea, te corresponde llevar hasta él la compasión, para que pueda intentar de nuevo. Por esta tarea te concedo el don más alto de todos: tú serás el único de mis hijos que me comprenderá. Pero este don de entendimiento es sólo para ti, piscis, aunque intentes difundirlo entre los hombres ellos no te escucharán.